miércoles, 25 de noviembre de 2009

Cony Madera


Un día en que estaba dirigiendo el doblaje de una serie francesa de caricaturas que se transmitía por el canal 11 de México, Enzo Fortuni (que entonces era un niño), entró desencajado para decirme con monosílabos y señas confusas, que fuera a ver algo que no me podía perder. Lo seguí, y descubrí a Cony Madera sentada en la sala de actores, esperando el turno de su llamado conmigo. En ese momento me dí cuenta de que estaba en presencia de la madre de mis hijos.


A partir de ese momento, no la dejé en paz hasta convencerla de que fuera mi esposa.
Por fortuna, es una estupenda actriz, así que tenía un buen pretexto para ponerla en todos mis repartos. Ásí podía estar con ella mucho tiempo, y al mismo tiempo engalanaba mis películas.
Le dí la Amy de Futurama, entre muchísimos otros.

Pero no fuí el único que la explotó, aunque sí fuí el único que se casó con ella.
María Fernanda Morales le dió la Piper de Hechizada.






Miguel Ángel San Román le dió la Reiko Mikami.


Y ella por su cuenta ha hecho un montón de doblaje, teatro, televisión, y cine...
Como esta película de terror.
En realidad, Cony Madera nunca me ha necesitado, a mí ni a nadie, para conseguir trabajo. Su calidad como profesional en este negocio es su carta de recomendación. Ella empezó a trabajar como actriz desde que tenía tres años de edad en el Canal 22 de la primera época. Desde entonces, no ha dejado de hacerlo en todas las especialidades de la actuación. Actualmente hace la locución de los spots de radio y televisión de Wallmart, entre otras cuentas con mucha presencia; conduce un programa de radio llamado ¨Buen Fín de Semana¨, que se transmite por Radio Red, de la ciudad de México, los sábados a las 10:00 a.m; aparece en muchos comerciales de televisión; conduce programas en ese medio; y hace teatro infantil. Una relación muy completa de su trabajo aparece en:
http://es.wikipedia.org/wiki/Cony_Madera
Yo quería presumirles de que llevo 11 años casado con ella. Y confesarles que la amo.
Esta foto se la tomé yo, en el balcón de nuestro departamento.

Seguidores